fbpx

El trabajo principal del departamento de social media es mostrar cómo la empresa empatiza con la sociedad y pone de su parte para ayudar. 

¿Qué puede funcionar entonces y qué ayudará a mantener el engagement? Interactuar con los usuarios en las stories de Instagram, preguntándoles por la situación actual. Lo ideal es publicar todas las respuestas y en la misma publicación comentarlas, empatizando con el sentimiento de aquella persona que ha escrito.

Generar contenido que entretenga: publicaciones que lleven al usuario a dedicar tiempo a una tarea (grabarse, preparar una imagen, redactar un texto).

Realizar sorteos de productos.

Promover hábitos de vida saludable.

Dar acceso a tu contenido Premium de manera gratuita durante el periodo de confinamiento.

Utilizar un tono cercano, incluso divertido: gran parte de nosotros estamos trabajando en casa y las “normas sociales” han cambiado. Hemos de dar imagen de flexibilidad y adaptación a los acontecimientos. 

Si podemos ofrecer algún tipo de servicio gratuito que no suponga coste para nuestra empresa, es un momento perfecto para lanzarlo. Tendrá repercusión mucho más allá de nuestras redes, ya que es posible que los medios de comunicación se hagan eco de la noticia.

Hacer webinars y emisiones en directo a horas programadas para entretener, informar y enseñar. Nunca olvides que el infortainment sigue siendo el contenido que mejor funciona en redes.

Probar nuevos canales y formatos: youtube, vídeos, vblog, contenido más personal, infografías, memes… Experimenta y descubre cómo tu marca se puede relacionar de otra manera aunque hasta ahora no te habías atrevido a hacerlo.

Aportar valor: todo lo que consideres que suma en la sociedad en los momentos que vivimos. Empatiza con tu audiencia, escucha de forma activa y actúa en consonancia con lo que necesita.

Qué no hay que hacer en redes sociales durante el periodo de confinamiento

La respuesta es sencilla: básicamente hay que intentar no vender de manera explícita. Nada de publicaciones sobre los productos y sus virtudes. Nada de servicios, promociones, publicidad intrusiva. Ya llegará el momento de recuperar el ritmo cuando todo se normalice.

Por otro lado, si nuestro producto no es de uso durante esta época de confinamiento, hay que evitar los códigos de descuento y las grandes bajadas de precio: la visión que dan es de urgencia por vender y ser completamente contraproducentes. 

CONCLUSIÓN

En definitiva, y a título de resumen, el COVID-19 es tiempo de trabajar nuestro branding e imagen corporativa. No es momento de vender y utilizar las redes sociales como portal de venta. 

Podríamos decir que estas semanas pueden ser una oportunidad para salir fortalecidos como marca, pero solo lo lograremos si trabajamos esa imagen que reflejamos y lo hacemos poniéndonos, más que nunca, del lado del usuario: hay que empatizar y mostrarse muy cercanos.  

(Con información de iebs school).

× ¿Cómo puedo ayudarte?